Mensaje de la Presidenta de ENLAC

esperanza

Este ha sido un año de grandes resultados, intenso trabajo, sueños realizados, reconocimiento institucional, proyección y, sobre todo, un gran crecimiento en cada una de las áreas y programas que se desarrollan en Instituto ENLAC. 

Cada día, ENLAC se convierte en una Organización de la Sociedad Civil más sólida, gracias a la suma de más y más voluntades que se adhieren a esta causa, que ha significado un motivo de fe para muchas familias que no sabían cuál sería el destino de su hijo.

 El crecimiento que hoy vemos es el fruto de varios años de trabajo, aprendizaje, capacitación, difusión y, sobre todo, un gran compromiso con cada uno de los beneficiarios que acuden a ENLAC con el fin de encontrar una oportunidad de vida.

Desde el 2003, año con año, hemos visto resultados sorprendentes en cada uno de nuestros niños y jóvenes, desde los más sencillos hasta los más espectaculares, que siguen siendo nuestro motor para continuar trabajando día con día para que estas personas logren más oportunidades de integrarse a la sociedad.

A la par, hemos crecido de manera institucional para poder ofrecer el mejor espacio, servicios y la más alta calidad en cada una de las actividades que permitan un desarrollo completo e integral de nuestros beneficiarios.

Esta tarea no ha sido sencilla: ha significado el esfuerzo de miles y miles de personas que han colaborado en alguna medida en el desarrollo de nuestra institución.

Hoy por hoy nos sentimos contentos y satisfechos con cada uno de los resultados que hemos alcanzado, porque son motivo de orgullo y grandes satisfacciones.

Sin embargo, aún nos falta mucho por lograr, pues este gran esfuerzo que hemos llevado a lo largo de casi ocho años no es suficiente para atender la gran demanda que aún existe en nuestra comunidad, necesitamos de más y más acciones para poder llegar a todas las personas que necesitan de ENLAC.

Gracias a toda la comunidad que siempre se ha mostrado dispuesta a colaborar en este proyecto, a los que lo han hecho suyo; los que creyeron en el desde el principio; los que dudaron y luego se convencieron; los que aún no lo conocen y aún los que han desistido en el camino, pues cada uno ha realizado una gran aportación en esta gran obra que cada día crece y se multiplica.

Enlacadamente:

Esperanza Valdez Portillo
Presidenta